Ugrás a tartalomhoz Lépj a menübe
 


Mi hija es un angel y ya le cambié los pañales

2008.05.13

 

 "Mi hija es un angel y ya le cambié los pañales"

Facundo Arana habla de su paternidad. El sábado 10, a las 21:42, el actor presenció en el Sanatorio Los Arcos, de Palermo, cómo María Susini dio a luz a India, su primera heredera. La beba, que se adelantó trece días, nació por parto natural, es morocha y pesó 2,970 kilos.

Hay momentos en la vida en los que la planificación previa se rinde ante los caprichos del destino. Y este fue uno de ellos. A pesar de haber adelantado algunos capítulos de “Vidas Robadas” para concentrar sus energías en el viernes 23 de mayo —día en que estaba previsto el nacimiento de su hija— Facundo Arana (36) descubrió que a veces una sorpresa puede suscitar la adrenalina más dulce. Trece días antes de lo esperado, como si se tratara de una ficción, el galán conoció a su heroína, quien recibió un nombre digno de telenovela: India. Estrella antes de ver la luz y consagrada desde el anonimato, la beba fue protagonista desde su concepción y simbolizó la relación de sus padres, quizá la más sorprendente y mediática de los últimos tiempos.

Image and video hosting by TinyPic


Era el momento de salir al escenario. Atrás habían quedado los ensayos del curso de preparto. El sábado 10 de mayo, al mediodía, María Susini (31) comenzó a sentir aquellas señales de las que tanto le habían hablado y que el instinto materno reconoció con claridad. Las contracciones fueron el aviso de la llegada de su hija y, sin demoras, Facundo la llevó hasta el Sanatorio de los Arcos, para vivir el momento que tanto habían esperado: la llegada de su primera hija. A las 15:00, Susini comenzó un trabajo de parto que se extendería durante casi siete horas. Tan nervioso como su pareja, Arana pasó todo el tiempo a su lado, hasta que a las 21:42, y como había sido su deseo previo, el actor presenció el nacimiento (por parto natural) de India, que pesó 2,970 kilogramos. “Es espectacular. María está genial. Presenciar el parto fue alucinante. Fue lo más impresionante que viví hasta hoy. ¡Estamos locos de felicidad!”, confesó el actor, emocionado, a las 15:25, del lunes 12, en la puerta de los estudios Teleinde, donde graba “Vidas Robadas”. Y la explicación acerca del origen del nombre de su hija fue tan sorprendente como la llegada de la niña. “Es un homenaje a China Zorrilla, porque cuando se enteró que iba a ser papá, me llamó para preguntarme: `¿Cuándo nace esa india?´. Cada vez que me veía me repetía lo mismo. Y como no encontrábamos un nombre que pegara con Arana, que es un apellido con muchas `A´, con María decidimos ponerle India”, explicó. Visceral y sensible, el actor describió las primeras sensaciones de su paternidad: “No encuentro palabras para explicar lo que siento cuando estoy en contacto con la beba, ni tampoco lo que me pasa cuando veo juntas a madre e hija. Es algo impresionante y lo mejor que me ha pasado en la vida”.


Image and video hosting by TinyPic


Y, sin dudas, el nacimiento es todo un símbolo de una historia fugaz e intensa, que comenzó hace menos de dos años. El entusiasmo por la vida fue el imán que los atrajo. Amantes de la Naturaleza, las bellas artes y la música, Facundo y María se descubrieron en marzo de 2006, en la casa de un amigo en común. Ella venía de una complicada separación, tres meses antes, de Carlos Anzorreguy, su pareja durante doce años. El había atravesado una experiencia similar a mediados de 2006, cuando se separó de la actriz Isabel Macedo, su compañera durante una década. Una semana después de ese primer encuentro el actor viajó a Madrid, donde durante casi dos meses rodó escenas de la película “Tocar el cielo”. Al regresar, le confesó a CARAS: “¿Quién dijo que estoy solo? Sigo viviendo el amor con las tripas, como arañando el techo”, dijo Arana, claro y frontal, en un anticipo de las dulces consecuencias de esa reciente relación. “Mi deseo de ser padre está presente todo el tiempo, pero se hará realidad cuando llegue el momento”, deslizó. Y ese momento llegó y sorprendió a la mayoría y fue reflejo de una relación intensa y apasionada.


A partir de entonces, ambos preservaron su intimidad y fueron cultores del perfil más bajo. Al principio ella mostró su incipiente pancita en algunos eventos aunque, a medida que el embarazo avanzaba, su imagen en la escena pública fue cada vez menor. ¿Su refugio? El country Santa Bárbara, en la zona del Tigre, donde María pasa la mayor parte del tiempo acompañada por sus amigas y su mamá. Mientras tanto, su novio —abocado a las grabaciones de la tira de Telefe—, prefiere dormir durante la semana en su antigua casa de Palermo, para evitar los traslados hasta la zona Norte, y reunirse con la madre de su hija los sábado y domingo, en la casa que compró en otro country cercano al de ella. La última aparición pública de la modelo de Leandro Rud fue en el casamiento de su hermano, Gonzalo, una semana exacta antes de dar a luz, en la catedral de San Isidro. Rodeada por su familia, la conductora se mostró feliz y tranquila.

Image and video hosting by TinyPic


Sin dudas, un año y medio atrás, ninguno de los dos imaginaba este presente. “La vida siempre me llevó por delante y ahora se volvió completamente loca, pero nunca le voy a estar más agradecido”, confesó él y describió una de sus primeras aventuras como padre: “Mi primera tarea fue ¡cambiarle los pañales! Nunca pensé que fuera una experiencia tan maravillosa hacer algo así”. Y, en estos casos, muchas veces la ansiedad quiere llevarse por delante el presente, aunque sea tan próspero. “¡Sabía que me iban a preguntar `para cuándo el hermanito´! Por ahora es India, y la queremos disfrutar”, concluyó con una enorme sonrisa el flamante padre, antes de correr a reencontrarse con sus dos mujeres.

(Caras)