Ugrás a tartalomhoz Lépj a menübe
 


Entrevista con Carlos Portaluppi

2008.05.07

 

Un actor casi protagonista

Es el mejor amigo de Bautista (Facundo arana) en "vidas robadas" (telefé). Interpreta a un fiscal que lucha por sus ideales. Gracioso, pintoresco y con grandes conflictos, este personaje se vuelve cada vez más importante en la historia que se centra en el tráfico de personas.

De a poco y con no poco esfuerzo, Carlos Portaluppi va tomando protagonismo en la tele. A pesar de dos décadas de trabajo como actor -en su haber se acumulan casi 20 papeles en la tevé, 30 obras de teatro y más de 10 intervenciones en cine- el hombre saltó a la fama en 1999 cuando interpretó al farmacéutico Dominicci, que le cambiaba medicamentos por sexo oral al personaje de Leonor Manso en "Vulnerables". Ahora es Fabio, el mejor amigo de Bautista (Facundo Arana) en "Vidas robadas", la novela de Telefé que centra su trama en el tráfico de personas.

Es un fiscal de la Nación que lucha por sus ideales, un personaje gracioso de a ratos, y también pintoresco.

Esta vez, te tocó estar del lado de los buenos...

Nadie es del todo bueno. Sin embargo, éste es un papel muy rico, Fabio está lleno de conflictos, le toca enfrentar una realidad para la cual él se preparó muchos años justamente para combatir. Se cuestiona todo el tiempo y su gran problema radica en pasar por encima de la ley, cuando justamente lo que quiso siempre es hacer justicia.

Y tiene esa relación tan particular, entre desopilante y tierna, con la madre (Mabel Manzotti).

Sí, es increíble, Mabel es una gran actriz. En nuestras escenas respetamos el libro pero después nos divertimos mucho.

Es que la actuación de Portaluppi y Manzotti es realmente para destacar dentro de esta historia que transita por temas tan duros como reales. La presencia de estos actores ayuda a descomprimir el clima denso. "Con mamá estudiamos juntos la carrera de Derecho", dice divertido Portaluppi. "Ella terminó de cursar conmigo, sin presentarse en ningún examen, por supuesto. Sólo acompañándome. Por eso, cada vez que charlamos, ella mecha, por ejemplo: `Esto lo vimos en tercer año, ¿te acordás’?".

Carlos Portaluppi nació en Mercedes, Corrientes. A los 19 años vino a Buenos Aires a estudiar arquitectura mientras experimentaba con la actuación.

Había cursado algunas materias de cuarto año cuando se animó a dejar los planos de lado y dedicarse de lleno a su vocación.

Para componer a Fabio ¿te inspiraste en algún personaje real?

Nadie en especial. Pero estoy en permanente contacto con un amigo que trabajó mucho tiempo en Tribunales.

¿creés que en la argentina hay fiscales que tienen vocación de justicia como tu personaje?

La persona de la que hablo trabajó siempre así. Es admirable.

En la novela, Fabio termina poniendo plata de su bolsillo para que la justicia funcione de alguna manera. Yo sé que no vamos a cambiar el mundo con esta novela, pero si en algún sentido contribuye a mejorarlo, ya es algo. El tráfico de personas es un tema muy difícil, que no sucede sólo en la Argentina, sino en todo el mundo, y nosotros nos metemos con cuidado y muchísimo respeto, tanto desde lo autoral, como desde lo artístico.

"Vidas robadas", además, será declarada de "Interés Social" por la legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, por un proyecto presentado por el diputado Juan Manuel Olmos.

Tu papel en la novela se volvió casi protagónico. Y es la primera vez que te pasa...

Sí, es importante. Y me da mucho placer. Eso sí, tengo más horas de trabajo. Ya sueño como Fabio.

Con tanta trayectoria, ¿te molesta que el personaje de Dominicci haya sido la bisagra en tu carrera?

Al contrario, Dominicci me dio la posibilidad de estar haciendo esto ahora. Y de seguir con lo que más me gusta, el teatro.

Para actuar ¿preferís el drama o la comedia?

Prefiero una historia que me atrape y que me interese contar, como ésta. Mejor el cuento que el personaje. Y después sí, lo mismo da ser Fabio, Dominicci o un villano de aquellos.

(fuente: La Razón)